Preparación de suelos

Tras los análisis de suelo en las fincas, se determinan las medidas a adoptar para paliar las deficiencias del suelo, siguiendo el asesoramiento de la empresa  BIAGRO, S.L.

Algunas de estas medidas pueden ser la adición de materia orgánica, ya que el suelo posee una gran cantidad de arcilla y de cultivo de cobertura. Plantamos, en las parcelas de nogal, leguminosas y gramíneas que, de forma natural fijan nitrógeno al suelo y tienen la capacidad de reducir el desarrollo de adventicias. Una vez completado el ciclo vegetativo de las herbáceas, éstas son cortadas sirviendo como abono verde a la plantación de nogales, corrigiendo así la proporción de C/N orgánica.

La siembra de veza y ray-grass se realiza a finales de invierno de cada año y la corta depende de la climatología.

Como complemento a la plantación de herbáceas se añaden arbustos entre los nogales, que ejercerán la función de fijar el nitrógeno, y además, una vez que los nogales alcancen el turno de corta, tras ésta, el suelo no se quedará desnudo, si no que permanecerá el estrato arbustivo.

La elección de esta técnica se debe a la multitud de funciones que desempeñan:

  • Estimulan de forma inmediata la actividad biológica, y mejoran la estructura del suelo, por la acción mecánica de las raíces, por los exudados radiculares, por la formación de sustancias prehúmicas al descomponerse, y por la acción directa de las células microbianas y micelios de hongos.
  • Protegen el suelo de la erosión y de la desecación durante el desarrollo vegetativo, mejorando la circulación del agua en el mismo. 
  • Aseguran la renovación del humus estable, acelerando su mineralización mediante el aporte de un humus más joven y activo. 
  • Enriquecen el suelo con nitrógeno, si se trata de leguminosas, e impiden, en gran medida la lixiviación del mismo y de otros elementos fertilizantes. 
  • Se liberan o sintetizan sustancias orgánicas, en su descomposición, fisiológicamente activas, que tienen una acción favorable sobre el crecimiento de las plantas, además de aumentar su resistencia al parasitismo. 
  • Limitan el desarrollo de malezas, por el efecto directo de la cubierta vegetal.